Publicaciones

Domingo, 22 de Marzo de 2020

Cuando el entorno nos desafía

Hace dos semanas incluía algunas ideas sobre la importancia de gestionar nuestro entorno en un informe para un cliente. Lo leo ahora y sigue teniendo vigencia, incluso más. Como un aporte a la reflexión personal, me permito compartirlo.

Hoy día resulta casi obvio afirmar que nuestro entorno está en constante y generalizada mutación. Algunos lo describen como VUCA (volátil, incierto, complejo y ambiguo). Incluso podríamos denorminarla "época de instantaneidad" en términos del filósofo Zygmunt Bauman.

Lo vivimos a diario, en los cambios en los hábitos de consumo, en la forma de relacionarnos, en las reglas de convivencia, en las opciones laborales, en nuestra visión del mundo, en la disponibilidad de información y tecnología, y en nuestra dificultad de mirar el largo plazo.

Bauman lo describe claramente: "En un mundo en el que el futuro es, en el mejor de los casos, oscuro y borroso, y muy probablemente peligroso y lleno de riesgos, fijarse objetivos remotos, sacrificar el interés individual en pos de acrecentar el poder grupal y sacrificar el presente en nombre de la dicha futuro no resultan una propuesta atractiva ni sensata"

Ante esta problemática que se muestra como natural, debemos reaprender a vivir en entornos que no responden a nuestros intereses, aunque también pueden ser fuente de oportunidades.

En este artículo quiero focalizarme en el entorno como una buena forma de levantar la mirada.

Conocer nuestro entorno y actuar en consecuencia es no solo importante, sino crucial. Hoy queda demostrado con lo que nos está pasando como consecuencia de la pandemia del Covid-19. 

Y no se trata únicamente de "frases para el trabajo" o de una moda viral y pasajera, sino que aplica y siempre debió aplicar a nuestra vida personal. 

Implica estar atento a las oportunidades y a las amenazas, saber en qué podemos influir y cuándo simplemente dejarnos llevar, conocer las capacidades que nos llevaron hasta donde estamos hoy y saber a dónde queremos ir, para seleccionar el rumbo a tomar.

La cuarentena se nos presenta como una buena excusa para reflexionar, ya sea para reinventarnos o para afirmar que el rumbo en el que veníamos, es el que queremos.

Si prestan atención, son cuestiones complejas. Y para colmo, nada de eso nos lo enseñaron en la escuela ni en educación secundaria. Sobre este punto ahondaré en otro artículo que estoy preparando.

Estamos a tiempo de forjar nuestro futuro? 
Porsupuesto.

Depende de nuestra preparación académica? 
Para nada

De quién depende empezar a desarrollarnos? 
De cada uno de nosotros

Si llegaste hasta este punto del artículo y sigues interesado, no dudes en contactarme. 
Podemos conversar. 

Créditos foto "alone in the desert" Roie Galitz