Publicaciones

Lunes, 27 de Enero de 2020

Más que el propósito, importa el proceso para obtenerlo

Cada vez más empresas fomentan la cooperación en lugar de la competencia y se preocupan por determinar un propósito que pueda ser compartido y que inspire. (créditos foto: https://www.martinstranka.com/ - Dreamers and warriors)

Claro, es fácil decirlo.

El desafío es llevarlo a la práctica y hacerlo de forma reiterada, como hábito.

Jefes y responsables de organizaciones, sepan que tienen en el propósito un gran aliado para implementar sus planes estratégicos o llevar adelante sus proyectos, que básicamente es para lo que existen los proyectos (más sobre implementación de estrategias aquí: https://www.dacostaporto.com/publi-det.php?id=1&title=Planificaci%C3%B3n+Estrat%C3%A9gica+es+para+to...

Estrategia y propósito son diferentes.

Mientras la estrategia (en un sentido restrictivo) determina el camino a seguir, el propósito es lo que motiva.

Stephen Covey https://www.linkedin.com/in/stephen-covey-9b099374 sostiene que el jefe debe explorar posibilidades a través de propósitos trascendentes.

Dan Cable, https://www.linkedin.com/in/dan-cable-a0b581a0, profesor de la London Business School, en su artículo "ayudando a tus equipos a sentir el propósito de su trabajo", publicado por la HBR (https://hbr.org/2019/10/helping-your-team-feel-the-purpose-in-their-work?utm_medium=email&utm_source...) sostiene que para inspirar e involucrar a nuestros equipos debemos tener en cuenta dos cosas. Primero, el propósito es un sentimiento. Podría decirle a su equipo que su trabajo es importante, pero ¿cómo puede ayudar a las personas a sentirlo de primera mano? Segundo, la autenticidad importa, mucho. Hacer que la búsqueda del propósito sea una rutina, en lugar de una iniciativa única, le mostrará a los empleados que usted es serio al respecto.

En el marco del lanzamiento de mi propia web y de un proceso de reinvención profesional, he realizado el ejercicio de revisar mi propósito como consultor. 

Es un ejercicio sano que recomiendo hacer periódicamente. Si bien no es sencillo, el proceso y el resultado pueden ser de alto impacto, ya que contribuye a determinar si lo que estamos haciendo está en el sentido correcto.

Seguramente encontremos proyectos, actividades o tareas que no están contribuyendo a nuestro propósito. En caso de confirmarse esta posibilidad, no debemos alarmarnos. Todo lo contrario, quiere decir que hemos estado avanzando y se trata únicamente de ajustar algún desvío.

Por otra parte, revisar nuestro propósito ayuda a mantener actualizados los parámetros con los que tomamos decisiones

Una fórmula sencilla

Comparto una serie de pasos que puede ayudar a ajustar o determinar sus propósitos profesionales o los de sus empresas:

1) Preparar el escenario para el ejercicio. Implica obtener materiales para dibujar, escribir o grabar. Disponer de un lugar tranquilo y un momento donde explícitamente podamos trabajar.  

2) Preparar nuestro "estado" para hacerlo. Basta con hacer un ejercicio de respiración para enfocarnos. Puedes guiarte con este breve video de Martin Boroson, https://www.linkedin.com/in/martinboroson, (https://www.linkedin.com/in/martinboroson): https://www.youtube.com/watch?v=7evHksiT1OQ 

3) Contestar las siguientes preguntas (escribiendo, dibujando, hablando):

 - Cuál es nuestra razón de ser o la de nuestra organización?

 - Cuál es nuestro aporte a la humanidad? (sí, a la humanidad)

 - Cómo puedo ser un poco más arriesgado o simplemente distinto a lo que he hecho hasta ahora?

 - Si yo fuera un nuevo trabajador, me sentiría motivado a formar parte de mi organización o de pertenecer a mi equipo? Qué haría para mejorar las probabilidades que así sea?

4) Resumir en pocas palabras de forma clara y concisa lo que hemos determinado en el punto 3

5) Contarle al mundo (aunque sea al mundo cercano) el resultado de nuestro ejercicio, buscando opiniones. Si son críticamente negativas, mejor aún. Es una forma gratuita de testear nuestro trabajo.

6) Repetir los puntos 1 a 3, hasta obtener una versión validada (aunque sea mínimamente) de nuestro propósito. No es broma. Generar esta capacidad de reflexión implica ejercicio y repetición, como cualquier otro entrenamiento.

7) Obrar en función a nuestro propósito, comunicándolo a nuestros equipos y stakeholders, porque un buen propósito, también es una herramienta de comunicación y venta.


Espero que esta reflexión les haya resultado de utilidad. 

Sería genial que luego puedan contarme cómo les fue aplicando estos 7 sencillos (aunque poderosos) pasos.

... y si lo consideran necesario, cuenten conmigo para tener una charla sobre este apasionante tema.