Publicaciones

Jueves, 25 de Julio de 2019

Necesitamos cambiar ya!

Como sociedad, como empresarios, como estudiantes, como trabajadores, como individuos. Estamos ante un mundo en constante mutación, quizás la más veloz de nuestra historia como humanidad. Sin embargo, percibo que no lo estamos aprovechando.

Los cambios en las relaciones de poder, la acumulación de la riqueza, la disponibilidad de la tecnología, las posibilidades de comunicación, las nuevas formas de relacionarnos, los hábitos en el consumo, las brechas entre nuestros países en educación, legislación, salud, seguridad, oportunidades de desarrollo, empleo y transparencia. Son cambios que no solo suceden, sino que sus efectos son globales y se realizan en cuestión de horas.

Ante esta realidad debemos preguntarnos: nos estamos preparando para lo que viene?

Creo que depende de nosotros tener un futuro mejor. Seamos realistas y ajustemos las expectativas respecto a nuestras Instituciones y nuestros Gobiernos, no se están dando las conversaciones ni los debates correctos. Debemos dejar de esperar por los demás y comenzar a trabajar para nosotros.

Comencemos a forjar nuestras herramientas, a plasmar nuestro futuro, determinemos el camino que queremos seguir, definamos el mundo que queremos para nuestros hijos y enfoquemos nuestros esfuerzos. Es necesario para reclamar el lugar que nos corresponde, sin brechas insalvables, con oportunidades para todos.

Un gran paso que debemos dar es cambiar la actitud, revisar si no estamos viviendo con exceso de nostalgia y comenzar a romper viejos paradigmas que no nos permiten avanzar. Seamos positivos, cambiemos el discurso, no respondamos con un "sí, pero" tan natural como limitante, cada vez que conversamos.

Confiemos en nosotros mismos, por algún motivo y de alguna manera hemos logrado llegar hasta aquí, o no?

Para saber si venimos bien no hacen falta grandes reflexiones, basta con preguntarnos cuándo fue la última vez que aprendimos algo nuevo o que mantuvimos una conversación con alguien que no conocíamos aún. Qué habilidades hemos desarrollado en el último año? Cuál es nuestra respuesta cuando nos proponen cambios en la forma en que hacemos nuestro trabajo?

Otro desafío es priorizar nuestras fortalezas, porque es a partir de ellas que podemos construir herramientas sostenibles para el futuro que queremos. La tecnología va a seguir avanzando, el mundo va a seguir cambiando, todo frente a nuestros ojos. Depende de cada uno si lo aprovecharemos para nuestro beneficio, sin importar el lugar que ocupemos o nuestra profesión actual.

En definitiva, es cuestión de proyectarnos en el futuro y tomar las riendas del asunto.

Lo necesitamos ya!